Falsos mitos de la natación que no debes creerte

La natación es uno de los deportes más completos y beneficiosos que existen, pero también está rodeado de falsas creencias que pueden desanimar a muchas personas a practicarlo. En este artículo vamos a desmentir algunos de los falsos mitos de la natación que no debes creerte si quieres disfrutar de este maravilloso deporte acuático.

  • Existe una edad límite para aprender a nadar: Falso. Nunca es tarde para aprender a nadar, ya que se trata de una habilidad que se puede adquirir a cualquier edad con la ayuda de un buen profesor y mucha voluntad. De hecho, la natación es un deporte muy recomendable para las personas mayores, ya que les ayuda a mantenerse en forma, mejorar su circulación y prevenir problemas articulares.
  • Una vez aprendes a nadar, siempre sabes hacerlo: Falso. Como cualquier otra actividad física, la natación requiere de una práctica constante para mantener y mejorar el nivel técnico y el rendimiento. Si dejamos de nadar durante mucho tiempo, podemos perder habilidad, resistencia y confianza en el agua. Por eso, es importante nadar con regularidad y seguir las indicaciones de un entrenador cualificado.
  • La natación corrige las desviaciones de la columna vertebral: Falso. Aunque la natación es un deporte muy beneficioso para la salud de la espalda, no tiene un efecto corrector sobre las escoliosis u otras alteraciones estructurales de la columna. Lo que sí puede hacer es aliviar el dolor, fortalecer los músculos y mejorar la postura corporal. En cualquier caso, se debe consultar con un médico antes de iniciar la práctica de la natación si se padece alguna patología vertebral.
  • No puedo flotar: Falso. Todas las personas pueden flotar en el agua, ya que el cuerpo humano tiene una densidad menor que la del agua. Lo que ocurre es que algunas personas tienen más facilidad que otras para flotar debido a factores como el sexo, la grasa corporal o la relajación. Para flotar mejor, se debe respirar profundamente, mantener el cuerpo lo más horizontal posible y relajar los músculos.
  • Las personas asmáticas no deben practicar natación: Falso. La natación es uno de los deportes más adecuados para las personas asmáticas, ya que les ayuda a mejorar su capacidad pulmonar, su control respiratorio y su calidad de vida. Además, el ambiente húmedo y templado de las piscinas reduce el riesgo de sufrir crisis asmáticas. Eso sí, se debe seguir siempre el tratamiento médico y llevar consigo el inhalador por si acaso.

Como ves, la natación es un deporte lleno de ventajas y sin apenas inconvenientes.

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930